Equilibrio, su importancia en niños

Equilibrio, su importancia en niños

La importancia del equilibrio

Muchos estudios demuestran que el movimiento y ejercicio promueven el aprendizaje del equilibrio, sobre todo en niños entre 5 y 12 años. Esta edad es en la que más receptivos están a la hora de formarse.

Los niños necesitan movimiento, y este les ayuda a mantener su alerta y atención. Así como a explorar el entorno y a aprender a convivir en él, adaptándose al medio.

Pero a veces, los movimientos infantiles son inconstantes o erráticos, pudiendo encontrar dificultad en mantener el foco de atención y concentrarse en las cosas más importantes. Esto puede deberse, en muchas ocasiones, a disfunciones motrices. Problemas que pueden crear dificultades en la relación y cooperación en actividades o juegos con otros niños.

Relación de espacio y fuerza

Esta relación está fuertemente ligada con el resto de los sentidos. La vinculación que el niño tiene con su equilibrio influye en la manera que este experimenta con el entorno, en sus relaciones sociales y consigo mismo.

Cuando un niño tiene problemas de equilibrio, su capacidad para centrarse y estar atento se ve afectada. Si logramos superar esta barrera, el niño podrá observar como su cuerpo responde a la gravedad tomando conciencia sobre el movimiento, ayudándolo a su desarrollo emocional, social y cognitivo, en especial en este último, a mantener el foco de atención.

Mente consciente

Cuando el cerebro registra que estamos perdiendo nuestro equilibrio, nuestra mente consciente se activa. Esta es la parte del cerebro mediante la cual adquirimos conocimiento, aprendemos a hacer las cosas. Centramos la atención y enfoque, por lo que también se le denomina mente lógica o racional.

Concentrarse en mantener el equilibrio requiere energía extra. Por ello los ejercicios que demandan un control del equilibrio solo se pueden realizar durante períodos cortos de tiempo. Este tipo de actividades deben realizarse en períodos cortos debido al cansancio psicomotor que conllevan.

Su práctica se emplea para transmitirle al niño que la inquietud puede ser controlada. Ayudándolo a mantener la concentración y la atención durante estos cortos periodos.

Air Board

Air Board está diseñado para que un niño sienta el desafío de saber hasta qué punto es capaz de mantener el equilibrio. Focaliza toda su atención en la práctica.

Este entrenamiento puede realizarse ajustando la presión del aire en el Air Board (cuanta más presión, más movimientos, desafiando al equilibrio). También usando una de las dos caras del producto: la superficie dura (ofrece un agarre seguro) o la base inflable suave (para movimientos suaves).

Fuente: Fisioterapeuta Hannah Harboe, Gonge.

Adaptación: Ranking, la tienda del Deporte

Comentario:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *